Con la llegada del buen tiempo aumentan las ganas de salir a correr o de realizar cualquier otra actividad física al aire libre, es por ello que queremos darte algunos consejos sobre hidratación en el deporte e incidir en la importancia de que esté presente durante todo el entrenamiento.

hidratación en el deporte

¿Sabías que tras correr una hora nuestro organismo puede perder en torno a 1,8 litros de agua? Por eso, mantenerte hidratado de forma correcta es fundamental, sobre todo cuando practicas deporte, ya que la sudoración hace que tu cuerpo pierda más agua.

Hay que tener en cuenta que nuestro organismo está compuesto por un 70% de agua y, por tanto, para que funcione correctamente es esencial mantenerlo con la proporción de agua que le corresponde. La pérdida de líquidos y minerales durante el esfuerzo físico puede ser muy rápida, sobre todo si lo realizas al aire libre durante un día soleado, ya que de este modo, la evaporación del sudor es más veloz y corres mayor riesgo de deshidratarte sin darte cuenta.

Hidratación en el deporte

La falta de hidratación puede tener consecuencias negativas, como por ejemplo: aumento de la frecuencia cardíaca, hipertemia, calambres, cefalea… Es muy importante que no esperes a tener sed para beber, por eso es recomendable ingerir líquidos antes, durante y después del ejercicio.

· ANTES DEL EJERCICIO

Hidratarnos antes de realizar una actividad física es conveniente porque es una forma de preparar a nuestro cuerpo para este mayor esfuerzo. Por ello, es aconsejable beber alrededor de medio litro de agua entre 1 y 2 horas antes de comenzar la rutina de entrenamiento.

De esta forma conseguimos que nuestro organismo esté totalmente hidratado, disminuimos las probabilidades de lastimarnos, y evitamos que la temperatura corporal suba.

· DURANTE EL EJERCICIO

Hay que beber entre 200 y 250 ml de líquidos (dos o tres sorbos) cada 20 o 25 minutos, aproximadamente. De esta forma reponemos el agua perdida a través del sudor, y mantenemos los niveles de glucosa en sangre estables.

Respecto al tipo de bebidas que puedes tomar varía en función de la intensidad de la sesión de cada ejercicio. Por ejemplo, si practicas Pilates o Yoga es suficiente con beber solo agua, mientras que si realizas Spinning o Aeróbic, durante más de 60 minutos, es conveniente tomar alguna bebida isotónica.

· DESPUÉS DEL EJERCICIO

La rehidratación después de hacer deporte es tan importante como la hidratación antes y durante el mismo. Hay que comenzar a reponer líquidos cuanto antes, y realizarlo durante la hora siguiente a la práctica. El consumo de agua fresca es la mejor opción, ya que esto ayudará a restaurar la temperatura a un nivel normal.

Con estos sencillos consejos podrás conseguir que tu cuerpo se encuentre en perfectas condiciones cuando realices cualquier actividad física. Recuerda que estar saludable y sano depende de ti y de tus hábitos de vida.

¡Suscríbete y recibe todas la novedades!
Todos los miércoles enviamos un email con contenido exclusivo, concursos, promociones, eventos... ¿Te animas?