Verano, playa, piscina… y tomar el sol una de las actividades preferidas del verano, que si lo haces con moderación y con los cuidados necesarios podrás disfrutar de los rayos del sol ahora y en cualquier época del año.

tomar el sol

Tomar el sol unos pocos minutos cada día, alrededor de unos 15 minutos, puede traer grandes beneficios para la salud como por ejemplo producir vitamina D, reducir la presión arterial, mejorar el tratamiento de algunas patologías, entre otros.

Aunque la mayoría de las veces tomamos el sol por motivos estéticos, ya que nos gusta lucir nuestra piel morena, sin embargo el sol tiene otros beneficios. ¿Quieres conocer cuáles son estos beneficios de los que hablamos? ¡Sigue leyendo!

¿Cuáles son los beneficios de tomar el sol?

Favorece la síntesis de la Vitamina D

La gran mayoría de las ventajas de tomar el sol se asocian a la producción de Vitamina D, una sustancia muy importante para la mineralización de los huesos, al favorecer la absorción en el intestino del calcio y el fósforo y evitar su pérdida en el riñón.

Aunque la mayoría de las vitaminas las obtenemos a través de los alimentos, esta concretamente de la que te hablamos, tiene la característica de producirse cuando la piel está expuesta al sol.

Con solo 5 ó 10 minutos de exposición al sol, dos o tres veces por semana, es suficiente para recargar los depósitos de Vitamina D, una forma cómoda y rápida de fortalecer tus huesos.

Disminuye la presión arterial

Un beneficio más del sol es que disminuye la presión sanguínea y reduce el riesgo cardiovascular. Esto se debe a que el sol es un vasodilatador muy efectivo que aumenta la circulación de la sangre. Por eso, al tomar el sol, la tensión baja.

Reduce el colesterol

Se ha comprobado que los niveles de colesterol son menores en verano, ¿por qué? Pues porque en esta época del año comemos de una forma más liviana, incluyendo en nuestra dieta frutas y verduras de temporada, y además nos movemos más.

Pero esta no es la única razón, ya que tomar el sol ayuda a disminuir los niveles de colesterol. Además, parte del colesterol se utiliza para sintetizar la Vitamina D en nuestra piel cuando estamos expuestos al sol.

Mejora las defensas del organismo

En verano, los catarros y gripes suelen quedarse a raya. Esto se debe a que los rayos del sol incrementan el número de glóbulos blancos o linfocitos en nuestro organismo.

Concretamente los linfocitos T necesitan de la Vitamina D para realizar correctamente su trabajo. Por eso, tras un verano de sol, puedes notar que en invierno te resfrías menos.

Mejora nuestro estado de ánimo

Los efectos del sol sobre la salud mental también son buenos, ya que los rayos solares estimulan la producción de serotonina y endorfinas, conocidas por ser sustancias asociadas a la felicidad y al bienestar, lo que contribuye a evitar la depresión y la ansiedad.

beneficios tomar el sol

Mejora la calidad del sueño

¿Alguna vez te has preguntado por qué duermes como un angelito después de tomar el sol? La explicación es que los rayos solares tienen un efecto positivo en la hormona melatonina, que es la encargada de regular el sueño.

Los niveles de esta hormona aumentan durante la noche, cuando no hay luz, y decrecen cuando sale el sol, por eso aunque hayas dormido menos estarás más activo y te sentirás menos cansado que en otra época del año.

Mejora el aspecto de la piel

Tomar el sol de forma moderada mejora el aspecto de la piel y tiene un efecto muy beneficioso en el tratamiento del acné, la psoriasis y otras enfermedades dermatológicas, algo que además se complementa con los frecuentes baños en el agua del mar. Lo ideal será tomar el sol a primera hora de la mañana o a última de la tarde, porque en estas horas es menos agresivo.

Tomar el sol, siempre con precaución

Como hemos visto anteriormente tomar el sol es algo saludable y necesario para que el cuerpo realice algunas de sus funciones vitales, pero las exposiciones prolongadas al sol o al calor pueden tener graves consecuencias: quemaduras solares, golpes de calor, insolaciones…

Por eso es muy importante que sigas una serie de precauciones para que tu piel no sufra, que aunque son cosas que ya habrás escuchado y sabrás no está de más recordarlas:

  • Evitar tomar el sol en las horas de más intensidad, como puede ser entre las 11 y las 16 horas.
  • Además debemos ponernos al sol de forma progresiva, es decir, cada día un poquito, y no comenzar desde el primer momento estando todo el día tomando el sol.
  • Es imprescindible usar protección solar. Elige un factor de protección en función del color de tu piel, y que sea resistente al agua. Ve aplicando la crema cada cierto tiempo para renovar su efecto.
  • Usa gorros o pañuelos para la cabeza, porque el cuero cabelludo también se quema, y así evitas los dolores de cabeza que causa la exposición prolongada al sol.
  • También es muy importante que bebas agua y que te refresques de vez en cuando, porque es primordial que te mantengas hidratado mientras estás tomando el sol. Sobre todo cuida tu hidratación si vas a practicar alguna actividad física.
  • No olvides cuidar tu piel después de tomar el sol: aplicar crema, after sun, que le darán la hidratación necesaria para calmarla de la exposición del sol, y a mantener el bronceado.
  • Además te recomendamos una serie de productos para cuidar tu piel desde dentro, y lucir un bronceado saludable: Vitamin E, Coenzyme Q10, Vitaminas Multi Pack, y Colágeno Curarti Selectium.

cuidados tomar el sol

No lo pienses y aprovecha para tomar el sol en los huecos que tengas libres. ¡Tu organismo te lo agradecerá! Pero sobre todo no te obsesiones con ponerte moreno y controla la exposición solar de tu piel.

¿Quieres enterarte el primero de todas las novedades? Cada miércoles enviamos un email a todos los suscriptores con contenido exclusivo sobre nutrición, deporte, sorteos, talleres… ¿Te animas?

Tu nombre

Tu correo electrónico