En octubre mucho se habla de la calabaza como elemento decorativo por ser el símbolo de la noche de Halloween. Pero lo cierto es que puede servirnos para algo más que para decorar la noche más terrorífica del año, ya que es un alimento muy beneficioso para la salud.

calabaza

Estamos en la fecha idónea para comer calabazas, y es que además de ser el adorno estrella en la fiesta de Halloween, se trata de un vegetal rico en nutrientes, y con un bajo contenido calórico.

La calabaza destaca por su bajo aporte de calorías, y por su alto contenido en agua y en fibra. Además proporciona vitaminas antioxidantes (como la C, A y E), magnesio, potasio, fósforo, hierro y calcio.

Es un vegetal del que se puede aprovechar absolutamente todo, incluso sus semillas. Estas merecen una mención aparte, pues constituyen un complemento de lo más nutritivo y beneficioso para la salud por sí solas. Las pipas de calabaza son ricas en magnesio y zinc, además de contener ácidos grasos Omega 3.

Aún así, es muy común que la gente cuando limpia la calabaza para cocinarla tiren las semillas, lo que es un grave error porque a través de ellas se consiguen múltiples beneficios para el organismo.

Incluir esta verdura en tu dieta te permite comer de una manera sana y equilibrada, además de aportar sabor y color a tus platos. Existe un gran abanico de posibilidades para cocinarla, desde sopas o cremas, hasta sola al horno o a la plancha, e incluso en postres, gracias a su sabor dulce.

Sea cual sea la forma en la que la tomes, la calabaza mantendrá siempre sus beneficiosas propiedades nutricionales. Pero, ¿qué te aporta realmente esta deliciosa verdura?

Los beneficios de comer calabaza

· AYUDA A PERDER PESO

La calabaza es un aliado en las dietas para perder peso. Esto se debe a que una de sus principales cualidades es que posee un 90% de agua en su composición, y que su aporte calórico, como hemos dicho anteriormente, es muy bajo.

Sin embargo, posee un alto contenido en fibra, lo que la convierte en un alimento con un poderoso efecto saciante. Esto no solo te ayudará a saciarte antes, y por lo tanto comer menos, sino que además acelerará y mejorará el proceso digestivo, y facilitará la eliminación de toxinas y sustancias de desecho del organismo.

· FORTALECE EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

Esta verdura también ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, gracias a su alto contenido en magnesio, que sirve para crear resistencia a infecciones como resfriados, gripe o fiebre. Además, la calabaza cuenta con casi el 20% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C, lo que hace que te recuperes de los resfriados de una forma más rápida.

Además sus semillas son ricas en zinc, por lo que pueden ser utilizadas, tanto para reforzar el sistema inmunitario, como para expulsar parásitos intestinales.

· REGULA EL AZÚCAR EN SANGRE

La calabaza es una fuente de fibra, que además de producir saciedad, resulta muy digestiva, teniendo asimismo un efecto diurético que, en sí, ayuda a regular el nivel de glucosa en la sangre.

Esta verdura es capaz de regular el nivel de glucosa en sangre, entorpeciendo la aparición de desequilibrios como la diabetes o la hipoglucemia.

· CUIDA LA SALUD DE TUS OJOS

Una de las características de la calabaza es su color naranja. Este color proviene de su riqueza de beta-caroteno, que se convierte en vitamina A en el cuerpo.

La vitamina A es esencial para la salud de los ojos, y ayuda a que la retina absorba y procese la luz. Una sola taza de calabaza contiene más del doble de beta-caroteno recomendada diariamente para mantener una vista perfecta.

· ES UNA ALIADA PARA LA PIEL

Como ya hemos dicho anteriormente, la calabaza contiene una gran cantidad de compuestos antioxidantes y vitaminas que participan en la regeneración celular. Además, gracias a su elevado contenido de agua es muy buena para hidratar y combatir problemas como la sequedad.

La calabaza sirve para tener una piel más joven, ya que los beta-carotenos que contiene protegen tu piel del sol y neutraliza los radicales libres. Puedes crearte una mascarilla 100% natural y exfoliante con su pulpa para tener un rostro más suave y jugoso.

Recetas terroríficamente ricas y saludables

La calabaza es muy versátil, y puedes usarla tanto en platos salados, como dulces. Generalmente se consume cocida o cocinada al horno, manteniendo, tanto la textura, como el color y el sabor.

Aunque también se puede cocinar de muchas otras formas: al vapor, salteada o hervida. Puedes empezar haciendo un puré, usarla con una ensalada o guisado, e incluso elaborar postres, como pasteles o tartas de calabaza. ¡Hay muchas opciones que deberías conocer!

Para aquellos que sean un poquito más felices si su día empieza con algo dulce pero saludable, os dejamos dos recetas dulces para preparar con calabaza.

Tortitas fitness de calabaza

PANCAKE CALABAZA

INGREDIENTES:

ELABORACIÓN:

  • Pela la calabaza, quítale las semillas y córtala en cuadraditos pequeños. En una olla, añade un poco de agua e incorpora la calabaza. Deja que se cueza hasta que esté muy tierna. Una vez esté lista, deja que se enfríe y pásala por la batidora para obtener un puré cremoso.
  • En el vaso de la batidora, pon las claras, la harina y el puré de calabaza. Bate con unas varillas hasta conseguir una mezcla homogénea y sin grumos.
  • Calienta una sartén antiadherente a fuego medio. Echa porciones de masa y dales forma redondeada con ayuda de una espátula. Cuando veas que en la tortita empiezan a aparecer burbujitas dale la vuelta para que se dore por el otro lado.
  • Retira la tortita lista y continúa haciendo lo mismo con el resto de la masa.
  • Y ¡ a disfrutar! Acompaña tus tortitas con el topping que quieras, fruta, siropes 0% grasa y azúcar, crema de cacahuete  ¡Una sana manera de comenzar el día!

Muffins fitness de calabaza

muffins magadalenas calabaza

INGREDIENTES:

ELABORACIÓN:

  • Precalienta el horno a 180º y prepara una bandeja para muffins.
  • Cuece la calabaza, y cuando esté lista, pasalá por la batidora para obtener un puré cremoso.
  • Pon en el vaso de la batidora la calabaza las claras, la harina, la canela y la levadura, y mezclaló todo con unas varillas eléctricas hasta obtener un masa sin grumos.
  • Si quieres puedes añadirle a la masa unos trocitos de nueces o de chocolate negro.
  • Vierte la masa en los moldes para magdalenas, sin llenarlos del todo.
  • Hornea los muffins a 170 grados durante 20 minutos.

Estos muffins son ideales para tomar en cualquier momento del día, ya que no llevan azúcares añadidos, harinas refinadas, ni grasas trans, y están llenos de vitaminas y proteínas que te darán la energía que necesitas.

¿Quieres enterarte el primero de todas las novedades? Cada miércoles enviamos un email a todos los suscriptores con contenido exclusivo sobre nutrición, deporte, sorteos, talleres… ¿Te animas?

Tu nombre

Tu correo electrónico